Siero residencia de ancianos

Residencia para mayor en Sariego

Descubre qué señales de alarma deben hacerte pensar en una residencia para tus mayores

Residencia para mayor en Sariego

Culpabilidad, tristeza, melancolía... Es frecuente tener este tipo de sentimientos cuando se toma la decisión de trasladar a un ser querido a una residencia para mayor en Sariego, como la nuestra. Sin embargo, no debes dejar que las emociones te impidan dar el paso.

Ante todo, debes pensar en el bienestar de esa persona. En si realmente en casa va a poder estar igual de bien atendida que en una residencia para la tercera edad. Céntrate en procurar que tenga la mejor calidad de vida, aunque eso suponga alejarla de ti.

 

¿Ha llegado el momento de pensar en una residencia para mayores?

Si todavía no tienes clara la respuesta, reflexiona sobre las siguientes cuestiones acerca de tu ser querido:

¿Puede vivir solo? ¿Está capacitado física y mentalmente para ello?

¿Necesita ayuda para realizar tareas básicas en su día a día (asearse, vestirse, comer, desplazarse...)?

¿Sufre caídas con frecuencia o presenta problemas de movilidad?

¿Se desorienta con facilidad o se ha perdido alguna vez?

¿Tiene problemas de salud progresivos o de tipo cognitivo?

¿Ha necesitado hospitalización en los últimos tiempos?

¿Está tomando su medicación en la forma y cantidad correctas?

¿Un profesional de la salud te ha aconsejado que reciba cuidados especializados?

¿Dispones del tiempo y los recursos suficientes para atenderle personalmente?

¿Sufres agotamiento crónico por tener que cuidarle?

Ahora, analiza con detenimiento las respuestas que has dado y valora de nuevo tu decisión. Puede que, en primera instancia, la residencia de ancianos no sea lo que quieres para tu familiar pero, ¿qué es lo mejor para él?, ¿dónde va a estar mejor atendido? Piensa en su salud y también en la tuya.

Otra buena manera para clarificar tus ideas es visitar nuestra residencia para mayor en Sariego. Así podrás conocer las instalaciones, ver cómo trabajamos y cómo viven los residentes que ya nos han convertido en su segundo hogar.

SI TODAVÍA TIENES DUDAS, CONSÚLTANOS

 

Otros temas de interés

Los beneficios del ejercicio físico para personas mayores

Cómo mantener activos a nuestros mayores